ELVIAJE III

RELATO
TERCERA PARTE

image

Ávila 1983
Sierra de Gredos

Os menciono este episodio para recordar lo que hiciera aquel muchacho alemán, ¿os acordáis?. Apareció en la piscina como por arte de magia, sin apenas hablar (¿en qué idioma hablaba?, si es que habló algo durante aquellos días. ¡Era tan raro!) y se sentó a nuestro lado. Recuerdo con suma claridad que yo era la chufla. “Dile que se saque las gafas, verás qué ojos tan bonitos”. A mi maldita la gracia que me hacia, porque el asqueroso del tábano me había picado en la frente, pero yo no podía aguantar el picor y me rascaba cada vez más fuerte, hasta extender la hinchazón a los ojos y a la nariz. Y tú Celia, no dejabas de repetir: ” Ves, Dios te castigó “.

Pero a lo que iba, el muchacho nos acompañó en la pesada caminata de vuelta, (sobre todo para mi, que además de la cara hinchada, me había ganado a pulso una insolación que me mantuvo en cama una semana entera, después del regreso) pero cuando llegamos a la bifurcación del camino que llevaba a la residencia, él, sin decir una sola palabra, se desvió y llegó por la parte de atrás, mientras que nosotras lo hacíamos por delante. ¿Por qué haría eso?. ¡Qué raro era!. Aunque a mi en aquel momento no me preocupó mucho, bastante tenía encima.

Seguro que vosotras recordaréis mejor lo que sucedió el resto de ese día. Yo por mi parte, sólo recuerdo que bebía refresco tras refresco sin llegar a saciar nunca la sed, mientras Mecano me repetía una y otra vez: ” Déjalo  ya, sabes que nunca has ido a Venus en un barco…”

Continuará

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s