DÍA DE BODA

Llegó el día esperado
y el sol brilló como nunca,
y aún sin campanas de gloria,
el novio besó a la novia.

Llegó la alegría
y la risa rió como nunca,
y aún sin blanca sotana,
el amado besó a la amada.

Llegó la noche
y la esposa dijo al esposo:
_ Cuando mi alma esté sombría
tus ojos serán mi luz,
y cuando pena sienta la tuya,
mi sonrisa será tu alegría.
Dame tu mano y toma la mía,
caminemos unidos por la vida.

Llegó la mañana
y el esposo dijo a la esposa:
_Cuando mi corazón sienta alguna duda
y olvide que amar es perdonar,
y amor, no tener que pedir perdón,
toma mi mano y dame la tuya.

_ Dame tu mano y toma la mía,
caminemos unidos por la vida.

De mi poemario Creando Trazos

image

Texto e ilustración de María Míguez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s