CARTA DE DESPEDIDA

Cuando leas esta carta, yo ya no estaré, me habré ido para siempre. No quiero que pienses que la culpa ha sido tuya porque la culpa no existe, sólo es un invento de un idiota y sólo sirve para los idiotas ¿me oyes?, …¡qué tonta, cómo me vas a oír! Le he dado de comer a los peces y he dejado la colada lista para que tú no te preocupes al menos en una semana, pero luego tendrás que arreglártelas.Sé que sabrás hacerlo. Saldrás adelante, ya lo verás. Te he dejado notas por toda la casa para que sepas lo que hacer en cada momento, y en la mesa de la cocina tienes una lista de lo que necesitarás cada día.

Quiero que sepas que han sido muchos años de felicidad a tu lado, y que si pudiera volver a nacer, te volvería a escoger a ti para vivir esos años, aunque estos últimos meses han sido muy difíciles. Por eso tengo que irme ahora, ya lo sabes. Y no puedo retrasarlo más. Sabes que después sería peor. Lo sabes muy bien.

¡Adios amor mío…no te olvides de mi…! “

El hombre firmó la nota con un garabato, tal como lo hubiera hecho ella y la colocó cuidadosamente sobre la mesa de la sala. Luego, se introdujo en el dormitorio y se dirigió muy sigilosamente hacia la cama. La respiración era profunda, las pastillas habían hecho efecto. Entonces, sólo restaba dar el toque de gracia. Con la mano izquierda, sujetó cuidadosamente la mano de la mujer, mientras que con la derecha hundió firme y decididamente la cuchilla en sus venas. La sangre no se hizo esperar. Chorreando a borbotones y tiñendo de rojo todo lo que aparecía en su camino.

El hombre ni siquiera pestañeó. Puso la cuchilla en la otra mano de su mujer y se sacó los guantes guardándolos en el bolsillo. Luego se desharía de ellos. Cuando se marchaba, giró la cabeza para observar la escena, y mientras su boca dibujaba una sonrisa de satisfacción por el trabajo bien hecho, murmuró:

__ ¡Adios amor mío…no te olvides de mi…!

Anuncios

19 comentarios en “CARTA DE DESPEDIDA

  1. He ahí el mal.Lo enfocas así porque has leído la película. En la novela siempre está el lado bueno; es decir, deja libertad a los lectores y te da la oportunidad para elegir; tu escrito es un hecho repugnante de un personaje demoníaco; percibo que quieres machacarlo mas allá de que sea verídico o no; no hay escapatoria. Más o menos vienes a decir ¡ cuidado! Que estos existen silenciosamente…

    Me gusta

    • Bueno, es tu opinión y no la comparto para nada.. De hecho el estudio de la Semiótica y la Semiología trata la relación entre ambos mundos. Mi visión es muy distinta a la tuya y mis lecturas e interpretaciones también. Aún asi muchas gracias por
      comentar. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s