PARA QUE AMES LA POESÍA

PARA QUE AMES LA POESÍA es el título de una antología poética que he llevado a cabo, como proyecto de aula, con mis alumnos de 2° y 3° de ESO. Como indico en su presentación, se trata de unir en perfecta simbiosis POESÍA, MÚSICA e ILUSTRACIÓN por medio de la recopilación de canciones emblemáticas de grandes cantautores a partir de las cuales los alumnos han trabajado sobre los temas para crear sus propias poesías e ilustraciones. Me siento tan orgullosa del resultado y de mis alumnos, que he decidido compartirlo con vosotros. Espero que os guste.

Son sólo algunas muestras, si a alguien le interesa están todos expuestos en mi galería de Instagram @maria.m.miguez bajo el #paraqueameslapoesia.

¡Muchas gracias!

AQUÍ SIGO

Aquí sigo

y al cielo pongo por testigo

que aguantaré 

en pie

sin tomar asiento

y que resistiré

hasta mi último aliento.

Texto y fotografía de María Míguez

_____________________________

_____________________________

Nota de la que escribe: Tal vez ni os hayáis dado cuenta, pero aún así pido disculpas por haber tardado tanto en publicar.

ME NIEGO


Me niego.

Me niego a ser juzgada

por curas o beatas,

por santos inocentes

o por  falsos creyentes.

Me niego.

Me niego a ser juzgada

ni por ellos

ni por nadie,

ni por nada.

Que guarden sus piedras

en las costuras 

de sus faldas,

tal vez las necesiten

el día D mañana

para inclinar la balanza

a favor de su alma.

Me niego.

Me niego a ser juzgada

ni por ellos

ni por nadie,

ni por nada.


Texto e ilustración de María Míguez

VUDÚ

VUDÚ – http://wp.me/p71Aj9-i6

Esta es una ilustración que me pidió Silvia del blog Vivirmancha para uno de sus excelentes poemas. Os invito a que visitéis su espacio.

VUDÚ

Cogí un alfiler para hacerle a la vida vudú.

Pinché los estómagos vacíos

y los recibos de la luz.

Pinché las entrevistas de trabajo grupales

las indecisiones, los duelos, las crueldades

y los síndromes premenstruales.

Pinché la envidia, la arrogancia, la ambición

las fotos con las nuevas novias

y las partidas de defunción.

Pinché los accesos restringidos y las fronteras

el cáncer, el poder, las guerras

y las arrugas que vienen de la tristeza.

Pinché ese punto de la espalda al que no llegas

y no tener quien sí que llegue.

Y tener quien llegue y no pedirle que venga.

Pinché las personalidades sin aliño

la desilusión, el desamor, el conformismo

y las discusiones sin contenido.

Pinché los “pero”, los “y si” y los “ojalá”

Las cosas dichas pero no hechas

y las preguntas sin respuestas.

Pero la vida llevaba una coraza,

una armadura, una cota de malla

y le dieron igual mis punzantes amenazas.


Texto de NARUMI e ilustración de María Míguez